New Sheriffs in El Paso

Primeros Pasos
Sesión 1 - 27/06/10

El Paso, Riverbend, UFOllogist’s Alliance, 5:45 PM

UFOllogist’s Alliance es una librería y centro de convenciones local dedicado a la propagación de información relativa al fenómeno OVNI, muy popular en el oeste de Texas y en Nevada. También le dedican algo de espacio a la venta de libros y parafernalia relacionada con misticismo y lo paranormal. Es una tienda bien arreglada, con amplios ventanales y estanterías bien iluminadas. Su dueña, Victoria Brown, se esmera mucho en la presentación del local.

Lo que pocos saben es que a UFOllogist’s Alliance ha sido Acordado Territorio Neutral para la ciudad de El Paso. Esta tarde, muchos de los miembros de la comunidad sobrenatural de la ciudad se han reunido en el centro de convenciones a petición de Sean O’Riley, el representante del Consejo Blanco de Magos. Al final, unas tres docenas de personas están sentadas en diversas sillas, mirandose con nerviosismo o impasividad, según su carácter. Las diversas conversaciones sesan cuando O’Riley alza la voz y empieza a hablar. O’Riley, apodado “Baba” por sus amigos, es un hombre de corta estatura, quizás 1,65 metros de alto, de cabellos entre amarillo y rojizo y ojos de un azul muy pálido. Cojea al caminar, apoyándose en un bastón.

“Buenas tardes” dice el hombre con su marcado acento irlandés. “Para aquellos que no me conocen, mi nombre es Sean y represento al Consejo Blanco en esta ciudad. Los he llamado para informarles de noticias de cierta gravedad… noticias de las que ustedes deben estar informados. Desde hace unos días, la Corte Roja de Vampiros ha le declarado la guerra al Consejo Blanco, y…”

“Por qué motivo?” pregunta alguien desde la segunda fila “

“La información no es clara en ese respecto… aparentemente se quebrantaron las Leyes de Hospitalidad establecidas en los acuerdos. Y aunque ninguno de ustedes es miembro del Consejo Blanco… es decir, son civiles no combatientes, es enteramente posible que se conviertan en objetivos para vampiros, especialmente aquellos de ustedes que son practicantes”

Esto último genera una ronda de gritos y exclamaciones. Por fin, O’Riley continúa “Los vampiros no van a tomar riesgos, y pueden perfectamente decidir no arriesgarse y proceder a eliminar a un enemigo potencial. Ha ocurrido antes.” Comienza a repartir panfletos con el logotipo de CONCORDIA TOURS, la empresa turística ‘paranormal’ que Sean trata de mantener fuera de la Bancarrota.

“Aquí tienen algunos consejos y algo de información relativa a los vampiros rojos

“Son realmente grandes murciélagos capaces de tomar forma humana a través de una máscara creada con ectoplasma. Se siente perfectamente normal al tacto y es, en efecto, indistinguible de la piel genuina.

“Son bebedores de Sangre, la cual pueden obtener con facilidad gracias a su saliva narcótica. Eviten a como de lugar contacto físico con un vampiro rojo. Aquellos vampiros mas entregados a la lucha cuerpo a cuerpo tienden a ‘babearse’ y a ensalivar sus armas o puños.

“Entre la piel falsa de ectoplasma y el grueso cuero que cubre la mayor parte de su cuerpo, es bastante difícil herir a un vampiro de gravedad. Su armadura natural, sin embargo, no cubre su estómago, y esto puede ser explotado.

“No miren a un vampiro rojo a los ojos… muchos de ellos tienen trucos de dominación mental, y los ojos son un punto de acceso a sus mentes.

Tienen debilidades que pueden expltarse: La luz solar y la verdadera fé les quema (pero no los mata instantáneamente). Su armadura natural no cubre la barriga, como ya se mencionó. Son criaturas extremadamente sobrenaturales, por lo que no pueden atravesar un umbral a menos que se les invite a pasar. Agua corriente los entorpece, al igual que la lluvia fuerte.

La reunión continúa durante una hora adicional, hasta que la mayoría de los participantes se van. Sean detiene a 5 individuos para que se queden un poco más.

Sean parece conocerlos a los cinco y hace las presentaciones pertinentes: Detective Ezekiel Stone, un policía de El Paso. James Wentz, un aprendiz de Shaman. Trevor Johnson Moreno, un Ex-Ranger de Texas, ahora trabajando para el museo del Aire. Alexander Andros, un Canadiense adinerado, entendido en Vampirología y Don Rodrigo Arteaga de Castilla, un aristócrata español.

Sean explica que uno de los participantes que iban a venir no hizo acto de presencia: un médico mexicano llamado Antonio Aponte. Según Sean, el doctor es extremadamente puntual, y que, tras haber visto detalles del mundo sobrenatural estaba interesado en aprender más. La falta del médico preocupa a Sean y pide a alguno de estos que visiten al buen doctor en su casa en San Elizario para asegurarse de que esté bien.

“Lo haría yo mismo, ” explica Sean “pero debo partir muy pronto para… uhmm… debo salir del país por algún tiempo. Esta guerra va a demandar mucho de los practicantes como yo. Este es el segundo motivo por el que quería hablar con ustedes: Es completamente probable que sea reclutado para asistir en los esfuerzos de guerra, y me gustaría que la ciudad quede en buenas manos. Creo que ustedes pueden manejarse si algo sobrenatural amenaza la ciudad”

El Paso, San Elizario, Casa del Dr. Aponte. 6:50 PM

El grupo decide, cada uno por diversos motivos, pasar a visitar al Dr. Aponte a su casa. La encuentran abierta y vandalizada… Andros y Ezekiel investigan el anexo de la casa… un consultorio médico que sirve de ambulatorio local. El local ha recibido múltiples balazos, y en el quirófano encuentran un cadaver. James detecta una fuerte presencia residual de ectoplasma, completa con círculos trazados para permitir el rápido llamado de espectros y espíritus. Tras una investigación, encuentran algo fuera de lugar: Un recibo de estacionamiento del Club de Golf Vista Hills con las palabras “Sin Secretos XII” escrita en el reverso.

Afuera, Trevor ha detectado a un individuo que está observando la casa. Sigilosamente se oculta, y usando la oscuridad y los carros estacionados logra colarse justo a la ventanilla del ‘vigía’, a quien encañona. Un par de insinuaciones logran intimidar al hombre a que coopere. Está trabajando a destajo para un indio… no lo conoce… buena paga por una noche de trabajo. Debe seguir a cualquiera que entre a la casa y luego comunicarlo al jefe. Sí, tienen al médico en un almacen cercano. No, no sabe que es lo que quieren con él. Lo atraparon cuando volvía a su casa. El no sabe nada del cadaver en el ambulatorio… lo encontraron allí.

Tras deliberar, el grupo decide separarse: Mientras Don Rodrigo va a investigar el Club de Golf, Ezekiel, James, Alexander y Trevor van a revisar el almacen.

El Paso, San Elizario, Almacén Abandonado, 8:25 PM

El almacen está al lado de un liceo y un terreno baldío, y a pesar de la hora de la noche, encuentran luces encendidas. Ezekiel es el primero en adentrarse al local, saltando el enrejado con mucho cuidado… pero no el suficiente como para pasar desapercibido de uno de los dos guardias. Este da la señal de alarma, y un segundo guardia aparece doblando la esquina… pero es rematado en seco con un tiro de larga distancia de Trevor. También aparecen dos perros del tamaño relativamente reducido… pero estos perros tienen ojos rojos, nada de pelo e inmensos colmillos… espinas comienzan a crecerle sobre el lomo.

“Ja!” le grita el guardia a Ezekiel mientras le dispara al policía “Estás acabado… los chupacabras te van a destrozar” Alexander y James llegan al otro lado de la reja… el primero deja caer un hechizo de hielo sobre un chupacabras y el segundo abre fuego con un antiguo revolver sobre el segundo. Las dos bestias ahúyan y saltan el enrejado para enfrentarse a los recién llegados.

El guardia ve con desazón como le abandonan las criaturas, y solo percibe el fogonazo del rifle del Detective cuando este le dispara y le deja tendido en el suelo. Mientras tanto, Trevor a penetrado también en el patio del almacén y ha descubierto al doctor guindado de un montacargas… también nota al sujeto indio que le tortura. Trevor dispara al indio y este detiene en seco las balas, que caen inofensivamente al piso, seguidamente Ezekiel llega y trata de dispararle también, pero se ve forzado a cambiar su arma cuando su habitual rifle se niega a disparar… (Toda la magia que se ha usado o alguna otra razón?) Para entonces, James ha terminado un ritual mágico que acelera su ritmo vital y descarga suficiente adrenalina hasta el punto de poder saltar la reja de un solo tirón, escapando del chupacabras que le ha dejado malherido. Alex entorpece a un chupacabras con un hechizo, y luego crea un cono de hielo que atraviesa limpiamente la cabeza del segundo.

El mago adentro, viendo que se está quedando solo decide emprender una retirada estratégica hacia una oficina cercana, no sin antes descargar líneas de energía contra Ezekiel quien recibe quemaduras de consideración. Para entonces, Ezekiel y Trevor han logrado bajar al doctor, quien está inconciente pero vivo a pesar de sus fuertes heridas. James, aún acelerado por su hechizo, entra por la puerta trasera y grita de sorpresa al ver al indio

“Lucas!”

“James” responde el indio “que agradable sorpresa. No esperaba que nuestros caminos se cruzaran tan temprano” y procede a descargar otro de los anillos que lleva en la mano… James logra bloquear el ataque con la ayuda de sus propios anillos mágicos.

Tras bloquear dos balazos adicionales de Ezekiel y Trevor, Lucas dice “No creo que pueda quedarme a disfrutar tu muerte… pero aquí te dejo este regalo. Siéntete en perfecta libertad de expirar en cualquier momento” y desaparece en un fogonazo de luz.

“Qué presente?” pregunta Ezekiel solo para notar que uno de los cuerpos de los guardias está animado, de pié y corriendo hacia ellos como un Terminator.

Afuera, Alex ha terminado con el segundo chupacabras y usa un hechizo de viento para moverse hasta la entrada del almacén… justo a tiempo para ver a la criatura lanzarse contra James. Este esquiva milagrosamente los ataques de la criatura, y logra poner pies en polvorosa gracias a los ataques de Trevor… Ezekiel ha llevado al doctor a su carro y está volviendo a toda máquina para recoger a los otros y marcharse. Trevor compra tiempo para que los demás escapen deteniendo a balazo limpio a la criatura.

Los demás logran montarse justo a tiempo en el carro, y emprenden la huída con el muerto corriendo atrás de ellos cuando notan que Trevor no se ha montado. Con toda tranquilidad, el cazador de monstruos recarga su escopeta, y ahora, con un arma más apropiada, procede a descuartizar al esqueleto viviente con escopetazos a quemarropa.

El Paso, Vista Hills, Vista Hills Golf Club, 10:55 PM

Después de dejar al Dr. Aponte en el Hospital Militar, el grupo decide investigar que ha pasado dentro del Club de Golf de Vista Hills. Alexander recuerda justo cuando llegan al sitio que un conocido está celebrando, con bombo y platillo, los 15 años de su hija. Don Rodrigo se ha ‘coleado’ en la fiesta, y cuando Trevor le llama, parece muy encariñado con alguna muchacha.

Alexander y James deciden no entrar… El club tiene cámaras, alarmas y detectores contraincendios que pueden fácilmente dejar de funcionar en su presencia… ni hablar de la miniteca que ahora suena en el fondo. Ezekiel, además, dice tener algo de ‘historia’ en este sitio y prefiere no arriesgar un mal encuentro.

Así que Trevor es quien tiene que penetrar en el club, con la ayuda de James que transforma la chaqueta y blue-jeans del Cazador en un smoking en toda regla. Visiblemente incómodo con su Smoking, Trevor llega hasta la puerta del club donde el portero, naturalmente, no quiere dejarle entrar sin invitación. Afortunadamente, Rodrigo logra engrasar la mano del hombre, y ambos entran a la fiesta.

El único sitio abierto al público que el Dr. puede haber visitado es la galería de arte del club… cerrada en este momento. Trevor y Rodrigo trazan un plan: mientras el Español mantiene ocupados a los dos guardias que vigilan la entrada, el ladrón se empalma la llave de la Galería y sigilosamente se la pasa a Trevor. Una segunda distracción, creada con una llamada de Alexander al dueño de la fiesta permite a Trevor penetrar en la Galería, encontrar un pendrive escondido con disimulo y eventualmente lograr salir.

El pendrive, cuando logran examinarlo, contiene información sobre una torre pertenenciente al Consejo Blanco de magia en Arkángel, Rusia. La torre, de hecho, pertenece a Simon Petrovich, un eminente mago y vampirólogo.

View
Riposte
Sesión 2 - 04/07/2010

El Paso, Parque Franklin, 01:00 AM

James y Ezekiel vienen saliendo del Parque Franklin, donde el Shamán John ‘Happy’ Macintosh vive y vigila el terreno sagrado de su gente. Estaban llevando la noticia de que Lucas, hijo de John, ha vuelto a la ciudad y que parece haber incrementado sus poderes con algún tipo de Pacto… Faustiano sin duda. Al lado del Fastback de Ezekiel, un carro de policía se ha estacionado.

“Powell y Donovan” dice Ezekiel, quien les reconoce. “Qué puedo hacer por ustedes?”

Donovan, un hombre de pequeño tamaño e indomables cabellos cobrizos dice “Hola, Stone. Me dá algo de pena hacer esto, pero, este…”

Powell, un oso de hombre con obvia ascendencia italiana concluye “Queremos pedirte que nos acompañes a la jefatura… hubo un tiroteo anoche en un almacén en San Elizario y tu carro fue fotografiado por el sistema vial en las cercanías… “

Donovan interrumpe otra vez “Solo un trámite, comprendes… tenemos que llevar a cabo una investigación y hay que atar todos los cabos”

Ezekiel se encoge de hombros “Seguro. James… vas a tener que tomar un taxi”

Lo último que escucha James antes de que se monten en sus vehículos es a Ezekiel preguntando “Y como me encontraron aquí?” decide pasar la noche en Ysleta, para resguardarse en el umbral de la iglesia. Por la se encamina al Hospital donde dejaron al Dr. Aponte.

El Paso, Socorro – Museo del Aire ‘Águilas de guerra’ 01:15 AM

En el museo del Aire, David Silver y Trevor Johnson Moreno están discutiendo los eventos de la noche anterior mientras desayunan.

O’Riley ha partido hacia Arkángel esta mañana. Alexander Andros ha ido con él.” dice “Temen un ataque de la corte roja en Rusia, de todos los lugares. Bueno, al menos los magos ahora están avisados de lo que viene.” Concluye con un sorbo de café

“Y cual es nuestro siguiente movimiento?” pregunta Trevor

“Encontrar al escurridizo Sr. Hernández, supongo. Luis Hernández es quien está contrabandeando los Xoloitzcuintli que están usando para crear sus Chupacabras. Alguna idea de donde comenzar?”

“Hernández escapó anoche del Hospital Militar… y el ejército no lo ha puesto en la lista AWOL aún… alguien lo está encubriendo. En cualquier caso, es factible que podamos encontrar alguna pista en la habitación del hospital” responde Trevor

Daniel asiente “Me parece bien. Pero vas a necesitar ayuda… esto se está poniendo medio peligroso.”

El Paso, Ft. Bliss – Hospital Militar, 08:55 AM

Ezekiel, Alexander y O’Riley parecen haber desaparecido, pero Trevor logra comunicarse con Don Rodrigo, el ladrón Español y concerta una cita en el Hospital Militar. Llega al mismo tiempo que James, quien ha tomado un Taxi y Rodrigo se les une al poco tiempo.

James se dirige a la habitación del Dr. Aponte. Tras una larga conversación, logra convencerle de la gravedad del asunto, así como de la existencia de lo sobrenatural. Tras sobrevivir a un ataque de pánico, el Dr. dice:

“Encontré a un hombre tendido en la calle, desangrándose y una criatura como un perro tullida a balazos.” Recuenta el Dr. “Con algo de esfuerzo le llevé a mi ambulatorio. El hombre estaba alucinando o algo… solo repetía sin secretos 12… y luego, en un momento de lucidez me entregó un pendrive y dijo que lo escondiera”

“Por supuesto, llevarlo a mi ambulatorio, a tratar de curar sus heridas… pero entonces algo extraño sucedió… solo puedo describirlos como fantasmas que aparecieron de entre las paredes. Cogí el arma de mi paciente y descargué todas las balas que quedaban… Mi paciente me volvió a pedir que escondiera el pendrive y luego… uno de los fantasmas… se lo tragó. No físicamente… sino… no puedo describirlo.”

Toma un sorbo de agua y continúa “Admito que corrí. Me metí en mi carro y manejé sin sentido. Entonces ví la galería de arte del club de golf y decidí esconder el aparato en uno de los cuadros. Claro, después empecé a pensar con más calma. Había un cuerpo en mi ambulatorio… debía llamar a la policía. Así que me devolví a mi casa y allí fue donde me atraparon esos malandros.”

James pregunta “Algo más que pueda decirme? Reconoció a alguno?”

“Ahora que lo pienso” dice el médico “Sí reconozco a uno de ellos. Un malandrito de San Elizario llamado Lawrence… le llaman Dodge. Vende drogas y radios robados.” Cierra los ojos y concluye “Vive en esta dirección”


Mientras tanto, Trevor y Rodrigo vuelven a combinarse para escabullirse al segundo piso. Mientras el Español distrae a la enfermera y a un guardia, Trevor se cuela al locker de mantenimiento, donde consigue un mono de limpieza y un carrito con todos los enseres. Logra convencer a la enfermera en el puesto de guardia que no le han dejado sus llaves y en un momento está adentro.

Nota que la habitación no ha sido limpiada aún (un papel en la puerta con el sello de la Policía Militar explica eso). Rápidamente, Trevor examina la habitación: Encuentra dos cabellos en la almohada, y la aguja del intravenoso tiene una muestra de sangre seca… todo lo cual embolsa y luego guarda el Venatori. Finalmente encuentra una huella dactilar en el bajante de la poceta.

Logra salir justo a tiempo, dejando el mono y el carrito en un closet. Cuando sale, nota a Rodrigo muy acaramelado con la misma enfermera y le gruñe “Tenemos trabajo… andando”. Abandonan el hospital junto con James. Tras discutirlo, deciden ir en busca de Dodge. Pero antes, hacen una dos paradas: Trevor se detiene en el Museo del Aire, donde deja las muestras que ha obtenido para que ‘Los chicos de bata y delantal’ hagan su trabajo, y luego van a visitar a un amigo de Rodrigo.

Afueras de El Paso, Carter’s Junkyard, 02:15 PM

Billy Carter, es un contacto de los bajos fondos quien siempre está dispuesto a proporcionar información… a un precio. En este caso, sin embargo, la información no es de gran utilidad, pues la mayor parte de la cual simplemente confirma lo que el grupo ya sabía. Sin embargo, descubren que Luis Hernández, quien ha desaparecido, no está siendo buscado por el ejército como desertor. Además, asegura Carter, alguien ha estado usando helicópteros y Hércules del ejército con permisos de vuelo falsificados. Carter no proporciona ninguna evidencia, sin embargo, y ni Rodrigo ni James le convencen de proporcionar más información.

El Paso, San Elizario, Casa de Dodge, 06:55 PM

Rodrigo, James y Trevor no tardan en encontrar la dirección proveída por el Dr. Aponte. Encuentran que la casa es toda una fiesta, donde Lawrence, aparentemente, está celebrando: Se escucha la música a todo volumen, se vé el licor fluyendo libremente y se huele el olor a parrilla en el ambiente. Un par de borrachos están tirados frente a la puerta de la casa. Puesto que nadie les impide el paso, el grupo penetra en la casa y deambulan durante un rato, hasta que encuentran a Dodge. Una conversación entre James, Rodrigo y Dodge – Trevor se mantiene a ralla – logran concertar una cita en un bar de ‘bailarinas exóticas’ llamado Upskirt

El Paso, Riverbend, Upskirt Dance Club, 03:22 PM (Día 2)

El plan es sencillo: Usando uno de los cabellos de Hernández como foco para un ritual Biomántico, James logra alterar su apariencia física para hacerse pasar por el desaparecido soldado. Además, Trevor cobra un par de favores y obtiene burundanga, con el objeto de tratar de sonsacar información de Dodge. Este llega a la hora prevista, con un inmenso gorila de guarda espaldas, y otros tres matones que se quedan afuera.

Mientras James y Rodrigo aplican ‘presión’ sobre Dodge (en forma de mentiras, engaños, medias verdades y algo de alcohol), Trevor entretiene al guarda espaldas… consiguiendo que se entretenga con una de las chicas locales. Un traspiés de Rodrigo pone sobre aviso a Dodge de que algo está mal, y pone a prueba a ‘Luis Hernandez’ con una historia sobre contrabando de aves… logrando una reacción del Zelota ecológico. Afortunadamente, antes de que decida que hacer para salir de esta ratonera, Rodrigo consigue poner la burundanga en la bebida de Dodge, y Trevor consigue que beba un último trago.

Bajo efecto de la droga, Dodge confiesa su parte en el secuestro del Dr. Aponte y que ‘un indio’ la contrató por una noche… 5000 dólares por una noche de trabajo. También menciona un punto de reunión en las afueras de la ciudad, en el desierto. Trevor insiste en llevar a Dodge al museo, donde su grupo podrá ‘procesarlo’ debidamente y luego entregarlo a las autoridades. Para ello, pone en acción el siguiente plan: Con sigilo logra escabullirse a un edificio cercano y comienza una balacera contra los guardias de Dodge que se quedaron fuera. Las balas golpean la camioneta de los matones y explota, creando una gran confusión.

Mientras tanto, Rodrigo y James logran evitar una confrontación con el guardaespaldas – no muy contento de ver a su amigo drogado… pero aparentemente no muy extrañado – y lo convencen de seguirles… hay una puerta trasera por donde pueden escapar. En el último segundo, Rodrigo deja al hombre fuera de combate con una golpe a la nuca. Le dejan en el callejón.

El caos continúa afuera… y Trevor lo aprovecha para salir del edificio, confundiéndose con los inquilinos que salen corriendo. Encuentra al hombre en el callejón y escucha la sirena de la policía… y trata de esconder el cuerpo inconciente con la ayuda de varias chicas… pero es muy grande. Sin nada más que hacer, abandona la escena justo antes de que la policía llegue. Una conversación con Ezekiel Stone – aparentemente de guardia otra vez – hacen que detengan al matón por ‘resistirse’. Los otros tres ya han abandonado la escena

Afueras de El Paso, 07:05 PM (Día 2)

Mientras dejan a Dodge en el Museo del Aire, David Silver les comunica que han analizado la muestra de sangre obtenida por Trevor. Luis Hernández no es un vampiro, pero está infectado. James, que ya vuelto a la normalidad, usa otro cabello de Hernández con la intención de tratar de encontrarlo. El hechizo, que tarda unos buenos 15 minutos en completar, impulsa a James hacia el oeste… como una brújula. La dirección general concuerda con la dirección proveída por Dodge. Trevor convence a David, un ex-piloto, de que deje el retiro por una noche y trate de obtener información sobrevolando la zona. El resto del grupo se apoderan de un Jeep techo duro (James es un mago, después de todo) y siguen a la mejor velocidad que pueden.

Una hora después llegan a las cercanías… y descubren el avión de David derribado. El propio David está siendo interrogado por dos matones y por Luis Hernández, pero en lo que notan la aproximación del Jeep, le meten un balazo a quemarropa. Hernández corre a montarse en una pieza de aritllería anti-aérea

“Noooo!” grita Trevor, y hace girar al Jeep justo a tiempo para evitar un cañonazo de la pieza de artillería.

“No vamos a durar mucho contra ese cañón” dice Rodrigo.

“Déjenme el cañón a mí” dice James “Ocúpense de esos guardias”. Inmediatamente comienza un ritual y acelera su cuerpo hasta el punto que la adrenalina le perminte lanzarse del carro y usar impulso para llegar a las cercanías del cañón, el cual comienza a fallar en la presencia del mago. Un esfuerzo del mago logra desactivar el sistema eléctrico del cañón, inutilizándolo.

Al mismo tiempo, Trevor y Rodrigo se han bajado del Jeep, lanzándose a la batalla contra los guardias… Trevor mantiene la distancia y dispara con el rifle de su padre, mientras que Rodrigo saca… una espada de mano y media! El Español recibe una buena cantidad de balas… pero se recupera de esas heridas con gran facilidad. Trevor logra herir de gravedad a uno de los guardias, Rodrigo lo remata con un sablazo, y luego repiten la receta con el segundo guardia.

Luis, mientras tanto, deja volar su lado vampírico. No tiene la fuerza o velocidad sobrenatural de un vampiro completo… pero ya puede manifestar garras y colmillos y viendo que no puede operar el cañón antiaéreo contra James, se lanza a combatir cuerpo a cuerpo. James emprende una retirada estratégica, valiéndose de sus anillos protectores para evitar los ataques del Infectado. Logra sobrevivir el tiempo suficiente para que Rodrigo y Trevor lleguen en su ayuda y cuando un sablazo del Ladrón Inmortal le deja mal herido, Luis ruega por que le permitan vivir.

Trevor lo ejecuta con un balazo en la frente.

James corre al cuerpo de David y lo encuentra con vida. Estaba usando un chaleco, y eso lo pretegió parcialmente del balazo. La magia curativa de James logra darle el tiempo suficiente para que le lleven a una sala de emergencia.

View
Counter Offensive

El Paso, Socorro, Concordia Tours, 7:50 AM

Baba y Alexander han regresado de Rusia y convocan a Trevor, James y a Ezekiel a desayunar para discutir los acontecimientos en Arkángel. Rodrigo, el español inmortal también se ha unido al grupo.

Durante el desayuno, Baba y Alexander toman turnos para contar el ataque que los Vampiros de la Corte Roja han realizado sobre la Torre ‘Venture’, lugar donde Simón Petrovich y otros magos del Consejo Blanco de Magia vivían, todos los cuales eran expertos en Vampirología. El hecho de que vampiros de la corte Roja conocieran la localización de esta torre, así como las medidas de seguridad internas es de gran preocupación para Baba… sospecha que la manera más fácil de obtener esta información es a través de un traidor dentro del Consejo Blanco.

El grupo también discute el caso más inmediato: La presencia y creación de chupacabras en El Paso. Ahora que Luis Hernández está fuera de circulación, el tráfico de Xolos para usar como “materia prima” debería disminuir, pero es solo una medida temporal. Luis no podía convertir a los Xolos en Chupacabras, pues no era un vampiro rojo, solo un infectado. Hay que encontrar y eliminar a este vampiro cuanto antes.

Ezekiel asegura tener una pista: Recibos de tarjeta de crédito encontrados en el Almacén del tiroteo han sido marcados como calientes (es decir, posiblemente robados) y por lo tanto están bajo vigilancia. La noche anterior una de estas tarjetas de crédito fue usada en un hotel del centro de la ciudad. A pesar de la estática, un registro de video mostró a Lucas Macintosh usando la tarjeta de crédito.

El grupo toma la iniciativa y empiezan a seguir el rastro.

El Paso, Centro, Travelodge Inn, 9:50 AM

Mientras Ezekiel y James entran al hotel y se identifica como Detective de EPPD, Trevor, Rodrigo y Alexander vigilan las ofueras del Travelodge Inn vigilando la situación. Adentro, Ezekiel obtiene el recibo firmado por Lucas, el cual entrega a James. Este es llevado hasta el estacionamiento, donde un contenedor de basura tiene en su interior una posible pista del paradero de Lucas.

James comienza el largo y arduo proceso de castear un ritual para detectar si algún otro elemento coincide con la firma de Lucas… logrando atraer la atención de transeúntes y turistas quienes le consideran como otro artista callejero. Afortunadamente, Trevor logra hacerse pasar por oficial de policía (usando una placa vehícular obtenida del carro de Ezekiel) y mantiene a curiosos alejados.

James encuentra una bolsa en el container con un segundo recibo y sugiere que alguien se meta a buscarlo… y cuando nadie está interesado en terminar esa misión, él mismo se mete, localiza la bolsa y la saca. La bolsa contiene desechos humanos, mucho papel higiénico mancillado y un recibo mal cortado. James usa la materia fecal encontrada como componenete para rastrear a Lucas… el hechizo termina por indicar que está en algún lugar del centro de la ciudad.

Mientras tanto, Ezekiel está investigando la habitación de Lucas, pero ya ha sido limpiada. Abriendo su tercer ojo, sin embargo, detecta un plano simplificado de El Paso, creado usando ectoplasma y que sirve para dirigir y controlar espectros y fantasmas a larga distancia. Varios puntos están remarcados: El almacén, unos bunkers fuera de la ciudad, la casa de Luis Hernández y un punto en el centro, cerca de la alcaldía.

Cuando Ezekiel consigue, por fin, cerrar su 3er ojo, se reúne con el resto, y tras comparar notas (y darse cuenta que su carro fue abierto forzosamente) el grupo completo decide seguir a James hasta el la guarida de Lucas.

El Paso, Centro, Perrera Municipal. 10:15 AM

Dicha guarida resulta ser la perrera municipal, localizada al lado de la Alcaldía de El Paso. Mientras que Alexander vigila afuera, James, Trevor, Ezekiel y Rodrigo se adentran en el local, donde una extraña combinación de soborno, mentiras e intimidación consiguen que uno de los empleados les dé acceso a las jaulas internas. Allí encuentran media docena de Xolos de diversos tamaños y edades (aparte de otra docena de animales… incluyendo una boa y un mono tití).

Una jaula cerrada llama la atención de Trevor: en su interior, no hay animales sino una caja de zapatos… que empieza a imitar los sonidos de un reloj. El empleado palidece y comienza a balbucear…

“Oh! Son ustedes… el jefe dijo que íbamos a tener visitantes pero en la noche… Tengo… tengo que irme!”

Para entonces, Trevor ha abierto la jaula de un balazo – causando gran pánico entre las personas que esperaban fuera – y cuando abre la caja encuentra un antiguo reloj de cuerda, tamaño despertador, junto a una barra de… C4! Con solo 45 segundos antes de la explosión, Ezekiel no pierde el tiempo, abre la puerta y pone cuanta distancia puede entre la bomba su persona. El empleado, también emprende la retirada… dejando a Rodrigo y a Trevor con la Bomba.

Afuera, Ezekiel insta a los transeúntes a alejarse, mientras Alexander congela a los dos veterinarios de la perrera en una capa de hielo. Adentro, Rodrigo intenta desactivar el cableado, mientras que James trata de desactivar el dispositivo con un “Hex”... pero la aplicación mágica solo aumenta la velocidad de las manecillas. Viendo que Rodrigo no se decide por cual cable cortar, Trevor toma la iniciativa y corta uno al azar… y milagrosamente el aparato se detiene con 0:02 en el cronómetro.

Todos respiran hondo.

Tras asegurarse de que un cambio de ropa interior no es necesaria, los ‘Nuevos Sheriffs’ se reúnen dentro mientras Ezekiel dirige a la policía que empieza a llegar. Están acordonando el área mientras Trevor y Rodrigo interrogan al veterinario y a su jefe… El uso implacable de la intimidación determina que hay un sótano en el local, el cual contiene un búnker creado en lo peor de la guerra fría como refugio anti-bombas. Lucas y otros individuos están pasando el día allí. Aparentemente están preparando el sitio para el ritual de transformación de Chupacabras.

Entregan a los sospechosos a los uniformados y descienden hasta el sótano.

El Paso, Centro, Sótano de la Perrera Municipal, 10:45 AM

El sótano es una típica habitación, que contiene Dog Chow, medicina para animales, jeringas, correas, bozales, etc… y extrañamente, un pedazo de pared absolutamente limpio de polvo y mugre. Trevor y Rodrigo consiguen abrir ‘la pared’, que es una simple puerta camuflajada y se adentran. El interior está bien iluminado, alguien ha trazado un pentagrama en el suelo, cada punta de la estrella terminando en un círculo. Un pentagrama de menor tamaño, hecho con barras metálicas está en el centro.

Lucas, junto con otros 8 individuos y una criatura que solo puede ser descrita como un murciélago humanoide están adentro, y obviamente esperándoles.

“James”, grita Lucas “No tuviste la gentileza de morir en el almacén?”

“Esta vez voy por tí, Lucas” replica el Biomante.

Los 8 matones sacan revólveres y abren fuego… el vampiro se pega del techo y empieza a acercarse desde allí… Lucas solo sonría y empieza el casteo de un ritual.

Rodrigo y Trevor se adentran, tratando de ocuparse de los matones con pistola. James comienza un ritual para acelearar sus reflejos y coordinación motora. Ezekiel abre fuego contra el vampiro, seguido de cerca por los hechizos de Alexander.

Rodrigo recibe de lleno 2 balazos en el centro del pecho, pero el inmortal parece recuperarse casi de inmediato de sus heridas, tras lo cual procede a trozar a dos matones con su sable. Pero entonces, Lucas culmina su hechizo y una criatura aparece en el fondo… un humano de casi 3 metros de alto que parece una mezcla de sombras y fuego.

“El se llamaba Kerrigan cuando vivía” dice Lucas “Un tipo muy malo que mató a media docena en la cárcel” y mirando al demonio llamado agrega “Mata a James primero”

Trevor y Ezekiel parecen reaccionar de inmediato, atacando al demonio con todo. Un balazo a quemarropa de Ezekiel le parte la cara en 2, pero el demonio continúa atacando como si fuese un mero rasguño. Mientras tanto, James y Alexander están haciendo picadillo del Vampiro. Con sus reflejos artificialmetne altos, James pone bala tras bala en la espalda de la criatura… y Alexander usa hechizos de aire comprimido para despedazarlo desde adentro. Sin preocuparse por los edictos del Consejo Blanco, los dos magos dan rienda suelta a su poder.

Los contraataques del vampiro se hacen cada vez más débiles, usando sus garras y su gran fuerza no son suficientes para atravesar las defensas mágicas de ambos practicantes. “Haz algo!” grita el vampiro a James en un tono que revela desesperación…

“Los estoy haciendo” responde calmadamente el Apache… tras lo cual abre un portal por el que huye.

Rodrigo no llega a tiempo para detener al Ectomante, por lo que continúa cortando a los esbirros. Alexander termina con el vampiro (que mira el Portal con incredulidad) y luego, entre todos se concentran en el gigantesco demonio, quien hace daño, pero no puede contener a 5 expertos cazadores de monstruos.

Cuando muere, el grupo se reúne…

“Hay que perseguir a Lucas” dice Ezekiel. Trevor y James concuerdan

“Pero hay que contener la situación aquí” dice Rodrigo

“No hay problema…” dice Trevor “El Venatori tiene al personal indicado” tras lo cual hace un par de llamadas… 20 minutos después, un hombre de cabellos rojizos hace acto de presencia… un investigador del FBI llamado Matt Bluestone, entendido y al sueldo del Venatori. Trevor explica la situación y al cabo de otros 5 minutos, el grupo está listo. James y Alexander abren un portal al NeverNever, y el grupo cruza hacia el mundo espiritual.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.