New Sheriffs in El Paso

Riposte

Sesión 2 - 04/07/2010

El Paso, Parque Franklin, 01:00 AM

James y Ezekiel vienen saliendo del Parque Franklin, donde el Shamán John ‘Happy’ Macintosh vive y vigila el terreno sagrado de su gente. Estaban llevando la noticia de que Lucas, hijo de John, ha vuelto a la ciudad y que parece haber incrementado sus poderes con algún tipo de Pacto… Faustiano sin duda. Al lado del Fastback de Ezekiel, un carro de policía se ha estacionado.

“Powell y Donovan” dice Ezekiel, quien les reconoce. “Qué puedo hacer por ustedes?”

Donovan, un hombre de pequeño tamaño e indomables cabellos cobrizos dice “Hola, Stone. Me dá algo de pena hacer esto, pero, este…”

Powell, un oso de hombre con obvia ascendencia italiana concluye “Queremos pedirte que nos acompañes a la jefatura… hubo un tiroteo anoche en un almacén en San Elizario y tu carro fue fotografiado por el sistema vial en las cercanías… “

Donovan interrumpe otra vez “Solo un trámite, comprendes… tenemos que llevar a cabo una investigación y hay que atar todos los cabos”

Ezekiel se encoge de hombros “Seguro. James… vas a tener que tomar un taxi”

Lo último que escucha James antes de que se monten en sus vehículos es a Ezekiel preguntando “Y como me encontraron aquí?” decide pasar la noche en Ysleta, para resguardarse en el umbral de la iglesia. Por la se encamina al Hospital donde dejaron al Dr. Aponte.

El Paso, Socorro – Museo del Aire ‘Águilas de guerra’ 01:15 AM

En el museo del Aire, David Silver y Trevor Johnson Moreno están discutiendo los eventos de la noche anterior mientras desayunan.

O’Riley ha partido hacia Arkángel esta mañana. Alexander Andros ha ido con él.” dice “Temen un ataque de la corte roja en Rusia, de todos los lugares. Bueno, al menos los magos ahora están avisados de lo que viene.” Concluye con un sorbo de café

“Y cual es nuestro siguiente movimiento?” pregunta Trevor

“Encontrar al escurridizo Sr. Hernández, supongo. Luis Hernández es quien está contrabandeando los Xoloitzcuintli que están usando para crear sus Chupacabras. Alguna idea de donde comenzar?”

“Hernández escapó anoche del Hospital Militar… y el ejército no lo ha puesto en la lista AWOL aún… alguien lo está encubriendo. En cualquier caso, es factible que podamos encontrar alguna pista en la habitación del hospital” responde Trevor

Daniel asiente “Me parece bien. Pero vas a necesitar ayuda… esto se está poniendo medio peligroso.”

El Paso, Ft. Bliss – Hospital Militar, 08:55 AM

Ezekiel, Alexander y O’Riley parecen haber desaparecido, pero Trevor logra comunicarse con Don Rodrigo, el ladrón Español y concerta una cita en el Hospital Militar. Llega al mismo tiempo que James, quien ha tomado un Taxi y Rodrigo se les une al poco tiempo.

James se dirige a la habitación del Dr. Aponte. Tras una larga conversación, logra convencerle de la gravedad del asunto, así como de la existencia de lo sobrenatural. Tras sobrevivir a un ataque de pánico, el Dr. dice:

“Encontré a un hombre tendido en la calle, desangrándose y una criatura como un perro tullida a balazos.” Recuenta el Dr. “Con algo de esfuerzo le llevé a mi ambulatorio. El hombre estaba alucinando o algo… solo repetía sin secretos 12… y luego, en un momento de lucidez me entregó un pendrive y dijo que lo escondiera”

“Por supuesto, llevarlo a mi ambulatorio, a tratar de curar sus heridas… pero entonces algo extraño sucedió… solo puedo describirlos como fantasmas que aparecieron de entre las paredes. Cogí el arma de mi paciente y descargué todas las balas que quedaban… Mi paciente me volvió a pedir que escondiera el pendrive y luego… uno de los fantasmas… se lo tragó. No físicamente… sino… no puedo describirlo.”

Toma un sorbo de agua y continúa “Admito que corrí. Me metí en mi carro y manejé sin sentido. Entonces ví la galería de arte del club de golf y decidí esconder el aparato en uno de los cuadros. Claro, después empecé a pensar con más calma. Había un cuerpo en mi ambulatorio… debía llamar a la policía. Así que me devolví a mi casa y allí fue donde me atraparon esos malandros.”

James pregunta “Algo más que pueda decirme? Reconoció a alguno?”

“Ahora que lo pienso” dice el médico “Sí reconozco a uno de ellos. Un malandrito de San Elizario llamado Lawrence… le llaman Dodge. Vende drogas y radios robados.” Cierra los ojos y concluye “Vive en esta dirección”


Mientras tanto, Trevor y Rodrigo vuelven a combinarse para escabullirse al segundo piso. Mientras el Español distrae a la enfermera y a un guardia, Trevor se cuela al locker de mantenimiento, donde consigue un mono de limpieza y un carrito con todos los enseres. Logra convencer a la enfermera en el puesto de guardia que no le han dejado sus llaves y en un momento está adentro.

Nota que la habitación no ha sido limpiada aún (un papel en la puerta con el sello de la Policía Militar explica eso). Rápidamente, Trevor examina la habitación: Encuentra dos cabellos en la almohada, y la aguja del intravenoso tiene una muestra de sangre seca… todo lo cual embolsa y luego guarda el Venatori. Finalmente encuentra una huella dactilar en el bajante de la poceta.

Logra salir justo a tiempo, dejando el mono y el carrito en un closet. Cuando sale, nota a Rodrigo muy acaramelado con la misma enfermera y le gruñe “Tenemos trabajo… andando”. Abandonan el hospital junto con James. Tras discutirlo, deciden ir en busca de Dodge. Pero antes, hacen una dos paradas: Trevor se detiene en el Museo del Aire, donde deja las muestras que ha obtenido para que ‘Los chicos de bata y delantal’ hagan su trabajo, y luego van a visitar a un amigo de Rodrigo.

Afueras de El Paso, Carter’s Junkyard, 02:15 PM

Billy Carter, es un contacto de los bajos fondos quien siempre está dispuesto a proporcionar información… a un precio. En este caso, sin embargo, la información no es de gran utilidad, pues la mayor parte de la cual simplemente confirma lo que el grupo ya sabía. Sin embargo, descubren que Luis Hernández, quien ha desaparecido, no está siendo buscado por el ejército como desertor. Además, asegura Carter, alguien ha estado usando helicópteros y Hércules del ejército con permisos de vuelo falsificados. Carter no proporciona ninguna evidencia, sin embargo, y ni Rodrigo ni James le convencen de proporcionar más información.

El Paso, San Elizario, Casa de Dodge, 06:55 PM

Rodrigo, James y Trevor no tardan en encontrar la dirección proveída por el Dr. Aponte. Encuentran que la casa es toda una fiesta, donde Lawrence, aparentemente, está celebrando: Se escucha la música a todo volumen, se vé el licor fluyendo libremente y se huele el olor a parrilla en el ambiente. Un par de borrachos están tirados frente a la puerta de la casa. Puesto que nadie les impide el paso, el grupo penetra en la casa y deambulan durante un rato, hasta que encuentran a Dodge. Una conversación entre James, Rodrigo y Dodge – Trevor se mantiene a ralla – logran concertar una cita en un bar de ‘bailarinas exóticas’ llamado Upskirt

El Paso, Riverbend, Upskirt Dance Club, 03:22 PM (Día 2)

El plan es sencillo: Usando uno de los cabellos de Hernández como foco para un ritual Biomántico, James logra alterar su apariencia física para hacerse pasar por el desaparecido soldado. Además, Trevor cobra un par de favores y obtiene burundanga, con el objeto de tratar de sonsacar información de Dodge. Este llega a la hora prevista, con un inmenso gorila de guarda espaldas, y otros tres matones que se quedan afuera.

Mientras James y Rodrigo aplican ‘presión’ sobre Dodge (en forma de mentiras, engaños, medias verdades y algo de alcohol), Trevor entretiene al guarda espaldas… consiguiendo que se entretenga con una de las chicas locales. Un traspiés de Rodrigo pone sobre aviso a Dodge de que algo está mal, y pone a prueba a ‘Luis Hernandez’ con una historia sobre contrabando de aves… logrando una reacción del Zelota ecológico. Afortunadamente, antes de que decida que hacer para salir de esta ratonera, Rodrigo consigue poner la burundanga en la bebida de Dodge, y Trevor consigue que beba un último trago.

Bajo efecto de la droga, Dodge confiesa su parte en el secuestro del Dr. Aponte y que ‘un indio’ la contrató por una noche… 5000 dólares por una noche de trabajo. También menciona un punto de reunión en las afueras de la ciudad, en el desierto. Trevor insiste en llevar a Dodge al museo, donde su grupo podrá ‘procesarlo’ debidamente y luego entregarlo a las autoridades. Para ello, pone en acción el siguiente plan: Con sigilo logra escabullirse a un edificio cercano y comienza una balacera contra los guardias de Dodge que se quedaron fuera. Las balas golpean la camioneta de los matones y explota, creando una gran confusión.

Mientras tanto, Rodrigo y James logran evitar una confrontación con el guardaespaldas – no muy contento de ver a su amigo drogado… pero aparentemente no muy extrañado – y lo convencen de seguirles… hay una puerta trasera por donde pueden escapar. En el último segundo, Rodrigo deja al hombre fuera de combate con una golpe a la nuca. Le dejan en el callejón.

El caos continúa afuera… y Trevor lo aprovecha para salir del edificio, confundiéndose con los inquilinos que salen corriendo. Encuentra al hombre en el callejón y escucha la sirena de la policía… y trata de esconder el cuerpo inconciente con la ayuda de varias chicas… pero es muy grande. Sin nada más que hacer, abandona la escena justo antes de que la policía llegue. Una conversación con Ezekiel Stone – aparentemente de guardia otra vez – hacen que detengan al matón por ‘resistirse’. Los otros tres ya han abandonado la escena

Afueras de El Paso, 07:05 PM (Día 2)

Mientras dejan a Dodge en el Museo del Aire, David Silver les comunica que han analizado la muestra de sangre obtenida por Trevor. Luis Hernández no es un vampiro, pero está infectado. James, que ya vuelto a la normalidad, usa otro cabello de Hernández con la intención de tratar de encontrarlo. El hechizo, que tarda unos buenos 15 minutos en completar, impulsa a James hacia el oeste… como una brújula. La dirección general concuerda con la dirección proveída por Dodge. Trevor convence a David, un ex-piloto, de que deje el retiro por una noche y trate de obtener información sobrevolando la zona. El resto del grupo se apoderan de un Jeep techo duro (James es un mago, después de todo) y siguen a la mejor velocidad que pueden.

Una hora después llegan a las cercanías… y descubren el avión de David derribado. El propio David está siendo interrogado por dos matones y por Luis Hernández, pero en lo que notan la aproximación del Jeep, le meten un balazo a quemarropa. Hernández corre a montarse en una pieza de aritllería anti-aérea

“Noooo!” grita Trevor, y hace girar al Jeep justo a tiempo para evitar un cañonazo de la pieza de artillería.

“No vamos a durar mucho contra ese cañón” dice Rodrigo.

“Déjenme el cañón a mí” dice James “Ocúpense de esos guardias”. Inmediatamente comienza un ritual y acelera su cuerpo hasta el punto que la adrenalina le perminte lanzarse del carro y usar impulso para llegar a las cercanías del cañón, el cual comienza a fallar en la presencia del mago. Un esfuerzo del mago logra desactivar el sistema eléctrico del cañón, inutilizándolo.

Al mismo tiempo, Trevor y Rodrigo se han bajado del Jeep, lanzándose a la batalla contra los guardias… Trevor mantiene la distancia y dispara con el rifle de su padre, mientras que Rodrigo saca… una espada de mano y media! El Español recibe una buena cantidad de balas… pero se recupera de esas heridas con gran facilidad. Trevor logra herir de gravedad a uno de los guardias, Rodrigo lo remata con un sablazo, y luego repiten la receta con el segundo guardia.

Luis, mientras tanto, deja volar su lado vampírico. No tiene la fuerza o velocidad sobrenatural de un vampiro completo… pero ya puede manifestar garras y colmillos y viendo que no puede operar el cañón antiaéreo contra James, se lanza a combatir cuerpo a cuerpo. James emprende una retirada estratégica, valiéndose de sus anillos protectores para evitar los ataques del Infectado. Logra sobrevivir el tiempo suficiente para que Rodrigo y Trevor lleguen en su ayuda y cuando un sablazo del Ladrón Inmortal le deja mal herido, Luis ruega por que le permitan vivir.

Trevor lo ejecuta con un balazo en la frente.

James corre al cuerpo de David y lo encuentra con vida. Estaba usando un chaleco, y eso lo pretegió parcialmente del balazo. La magia curativa de James logra darle el tiempo suficiente para que le lleven a una sala de emergencia.

Comments

EXPERTOS cazadores de demonios… JAJAJAJAJA!!!!!! Dos de nosotros ni siquiera somos profesionales completos xD

Riposte
 

Todo es relativo :P

Riposte
Conjurer Conjurer

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.